10 formas de decir tu verdad

Aprender a encontrar su voz oculta y decir su verdad puede ser prueba y error. Se necesita fuerza, conocimiento de uno mismo y coraje para brillar, pero una vez que lo domines, crecerás con cada

Aprender a encontrar su voz oculta y decir su verdad puede ser prueba y error. Se necesita fuerza, conocimiento de uno mismo y coraje para brillar, pero una vez que lo domines, crecerás con cada vocal y sílaba. Estas son las formas en las que puede aprovechar su intuición y aprender a comenzar a decir su verdad.

Conéctate con tu intuición

Para decir nuestra verdad, primero tenemos que conectarnos con nuestra verdad y, a menudo, esto se asienta en nuestra intuición. La intuición es inherente, es como un músculo que cuanto más usas, más fuerte se vuelve. Aprender a conectarse con su intuición se trata de conectar el cuerpo con la mente. Su cuerpo le enviará señales si una decisión no se siente cómoda o correcta, su cuerpo siempre le mostrará la verdad, es solo si está preparado para conectarse y escuchar.

Practica confiar en tu voz

Como se mencionó, aprender a confiar en su voz se trata de práctica. Es difícil pasar de cero a la verdad divina en solo un día. Empiece poco a poco y practique la confianza en su voz hasta que gane confianza y poder. Ya sea que sea tan simple como decir no a un plan o sí a algo o tomar una decisión sobre dónde quieres comer, aprender a confiar en tu voz se trata de ser valiente y hablar.

No necesita ser vocal

En el viaje de aprender a decir la verdad, no siempre es necesario verbalizarla. Nuestra verdad sale a la luz de muchas maneras y todo lo que tenemos que hacer es reconocerla. Puede decir su verdad a través de un diario o sesiones de escritura privadas, a través del yoga y la meditación, o mediante cualquier forma de expresión artística y oración espiritual.

Obtener apoyo

Todos necesitamos apoyo en nuestro viaje por la vida y encontrar la fuerza interior para decir tu verdad es una de esas estancias. Es importante rodearse de un defensor cariñoso y confiable que pueda ayudarlo a encontrar la fuerza para usar su voz. Es mejor si esta persona no es un amante, sino más bien un terapeuta, mentor o guía espiritual que te sostiene y te empuja hacia tu yo más grande.

Regístrese con usted mismo

Trate de hacer una práctica de comunicarse con usted mismo a diario. Tan pronto como se despierte y quizás antes de irse a dormir, tómese unos minutos para analizar su cuerpo y ver cómo se siente. ¿Hay alguna parte de ti que se sienta apretada o que te muerda por dentro? ¿Algún dolor, ansiedad o sentimiento de amor y ligereza? Verificarnos con nosotros mismos nos recuerda que debemos rendir homenaje al cuerpo y descubrir qué verdad podría estar tratando de compartir.

Deja ir la pretensión

Por alguna razón, hay un millón de formas diarias en las que rechazamos nuestra propia verdad y pretendemos ser algo diferente. Con cada paso, esto nos aleja más de nuestro yo auténtico más profundo. La próxima vez que alguien hable de algo que no entiendes, no temas decirle que no sabes o que no entiendes, aunque sea algo tan trivial como haber visto un programa en Netflix. Al incorporar más honestidad en su discurso cotidiano, el salto a decir la verdad y ser auténtico no parece un gran abismo.

Dejar ir las etiquetas

Es difícil encontrar nuestra propia verdad si está enterrada bajo las capas de historias y etiquetas que otros (y nosotros mismos) nos han impuesto. Cuando tratamos de ceñirnos a nuestras etiquetas, la feliz, la ansiosa, la tranquila, no dejamos espacio para que brillen nuestras verdaderas emociones. Los seres humanos son multidimensionales, complicados, gloriosos y desordenados y tienen una variedad de emociones. Date permiso para finalmente dejar caer las etiquetas y reconocer verdaderamente cómo te sientes.

Quita la presión

El hecho de que reconozcas algo como tu verdad no significa que siempre tengas que apresurarte y hacer algo al respecto de inmediato. Muchos de nosotros rechazamos nuestras verdades más profundas porque sentimos que aumenta la presión para actuar sobre una decisión o para cambiar nuestra vida. Reconocer tu verdad pero también saber que no tienes que actuar en consecuencia en el momento en que lo descubras puede hacer maravillas para aliviar la presión, permitiendo que florezca una relación más natural entre tú y tu voz interior.

¿Luchas por decir tu verdad? ¿Qué trucos y herramientas te resultan útiles cuando se trata de tratar de elevar tu voz? Comparte con nosotros en los comentarios y recuerda la regla de oro: tu vida, tu voz.